29 nov. 2012

Política de la arquitectura



(...)

3
una revolución esencial se produce ahora en la base misma de la arquitectura: la arquitectura ahora se hace autónoma, se hace disciplina independiente, desaparece la antigua relación, individual y exterior, "cliente-arquitecto" y asume aquella más social y más íntima: "arquitectura-destino"

la arquitectura no es más expresión de una política, sino que sigue una política propia.

4
la arquitectura hoy, como disciplina y como arte, no es más, por tanto, expresión consecutiva, sucesiva, de una política, sino que ella misma indica una política, por sí misma, y es ésta política que hoy dice los términos de los edificios, en lugar del cliente: ella es siempre menos arte de corte o de palacio, es siempre más "arte misma" (...)

5
(...) la arquitectura moderna es arquitectura social: no es más la expresión monumental y conmemorativa del esplendor de una política, sino que asume, repetimos, ella misma una política. se hace ella misma determinante de una civilización. 

la arquitectura precisa así de "su" destino, no a través de la obediencia del arquitecto a una autoridad fuera de la arquitectura, sino a través de una participación política, un acto de su voluntad, su propia iniciativa: destino social.

6
(...) pues la política moderna es política social, la arquitectura es moderna sólo en lo que corresponde a sus fines: sus definiciones estéticas, discutibles, pasan a un segundo orden frente a esta definición indiscutible.

en vez de dedicar, como la antigua, los monumentos de una civilización, la arquitectura quiere hoy crear con todos sus edificios un monumento de civilización.


Gio Ponti, 1940

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...